PRINCIPALES CONTRATOS MERCANTILES Y SU TRATAMIENTO CONTABLE

CONTRATOS DE MANDATO


Definición:“El contrato de mandato es aquel en el que una persona contrata a otra para que gestione sus negocios, para que se haga cargo de ellos, o para que lo represente en determinada tarea, actividad o gestión. Las partes son mandante el que manda y el mandatario es el mandadero”[1].


Tratamiento contable del mandatario:“De acuerdo con lo establecido en el DUR 2420 de 2015 El mandatario debe contabilizar los ingresos derivados del contrato de mandato, que pertenezcan al principal, como un ingreso recibido para terceros, a fin de representar la obligación que tiene frente al mandante de entregar las sumas que le pertenecen a este. Esto es congruente con la sección 23 del Estándar para Pymes, que señala que una entidad debe excluir de los ingresos de actividades ordinarias los importes recibidos por cuenta de terceras parte es importante tener presente que el mandatario tiene la obligación de efectuar las retenciones según la calidad de agente retenedor que tenga el mandante y pagarla por su cuenta según el artículo 1.2.4.11 del DUR 1625 de 2016.



Entretanto, los costos y gastos pagados para el desarrollo del contrato de mandato deben quedar facturados a nombre del mandatario, quien deberá enviar una relación de tales pagos al mandante para que este los reconozca en su contabilidad. Por esto motivo, cada que el mandatario realice un pago deberá reconocer una cuenta por cobrar a nombre del principal, para que posteriormente se le realice el reintegro por estas sumas”[2]


Tratamiento contable del mandante: “Al mandante le corresponde reconocer los activos, pasivos, ingresos, costos y gastos que se deriven del contrato de mandato. En ese sentido, debe reconocer una cuenta por cobrar al mandatario por los dineros que deba retribuirle a causa de las operaciones derivadas del contrato.

El mandante también debe reconocer un gasto por la comisión que debe pagar al mandatario por prestar sus servicios en el contrato de mandato: Cuando el mandatario entregue la relación de los costos y gastos efectuados en el desarrollo del contrato de mandato, el mandante debe contabilizar dichos pagos y el IVA descontable (en caso de que existiera) contra la respectiva cuenta por pagar al mandante, para retribuirle dichos pagos. En cuanto a las retenciones en la fuente, no es necesario que se contabilicen porque estas ya fueron declaradas y pagadas por el mandatario”[1]


CONTRATOS DE COLABORACION EMPRESARIAL


“Los contratos de colaboración empresarial son acuerdos a los que llegan empresas con el fin de unir esfuerzos y aportar diferentes recursos que puede ser técnicos o físicos con miras a prestar un servicio, entre estos contratos se reconocen en Colombia los consorcios y las uniones temporales, principalmente”.[2]


Tratamiento contable: “De acuerdo con los lineamientos de la NIIF 11 y la sección 15 lo primero que debe definirse es si el contrato en cuestión responde a la figura de negocio conjunto u operación conjunta y esto se sabrá dependiendo de las cláusulas del contrato. Para los contratos que tengan las características mencionadas en los anteriores ítems, se estará ante un acuerdo de operación conjunta, en el cual las partes que tienen control conjunto, tienen derechos sobre los activos y obligaciones sobre los pasivos; en este tipo de contratos las partes no reconocen su participación como una inversión (reconocimiento de negocios conjuntos) sino que cada parte del contrato reconoce en sus estados financieros los pasivos, activos con los que inicia el contrato y a su vez, los activos, pasivos, ingresos o gastos que se deriven del mismo a lo largo de la ejecución de la labor”.[3]


Tratamiento fiscal: “El artículo 18 del E.T. modificado por el artículo 20 de la ley 1819 de 2016, aborda los lineamientos fiscales para los contratos de colaboración empresarial. Esta norma expresa que del contrato de colaboración empresarial no se desprende la generación de una persona jurídica contribuyente del impuesto de renta y complementario, mas, las partes que celebran el contrato sí serán contribuyentes. Las partes del contrato deben declarar de forma independiente y de acuerdo con su participación en los activos, pasivos, ingresos, costos y deducciones incurridos en la ejecución del contrato, para esto cada parte del contrato deberá conservar un registro de las transacciones que se efectúen desde el inicio del contrato”.[4]


CONTRATOS DE FRANQUICIA


“La franquicia es un tipo de contrato utilizado en el comercio mediante el cual una parte llamada franquiciante cede a otra llamada franquiciado la licencia de una marca para su explotación comercial, así como los métodos, procedimientos y tecnología a cambio de pagos periódicos.

Decimos entonces que las franquicias son bienes intangibles que forman parte de un rubro del activo de la empresa, clasificados en el activo no corriente porque su permanencia como bien en el patrimonio de la sociedad abarca más de un ejercicio económico.

El franquiciante es quien genera y vende la franquicia y la reconocerá como un intangible una vez desarrollada, una franquicia no puede reconocerse en sus estados financieros si se encuentra en proceso de desarrollo, para la medición contable se debe tener en cuenta su costo, su naturaleza y forma de explotación, la fecha de comienzo de utilización de esta o el tiempo de duración del contrato celebrado entre las partes”.[5]


Tratamiento contable del franquiciante:Se contabiliza por los costos que permitieron que la misma se encuentre activa para generar ingresos. En este caso hay cierta controversia en cuanto al tiempo de amortización, ya que habría que hacer una evaluación de cuánto tiempo espera la empresa obtener ingresos por este bien intangible.



Tratamiento contable del franquiciado:Sera un activo por la suma fija que se pagó al franquiciante más gastos legales y otros que se hubieran generado para la obtención de esta.


CONTRATOS DE CONCESIÓN DE SERVICIOS


En un contrato de concesión de servicios aparecen dos actores: el operador (concesionario) quien se encarga de construir o recuperar y mantener el activo o los activos objeto deconcesión y el concedente, quien generalmente es el Gobierno o un tercero autorizado por este para administrar la concesión bajo supervisión.

El párrafo 34.12 de NIIF para Pymes, así como el glosario de los Estándares Internacionales definen un contrato de concesión de servicios como: “un acuerdo mediante el cual un Gobierno u otro organismo del sector público (la concedente) contrae con un operador privado para desarrollar (o actualizar), operar y mantener los activos de infraestructura de la concedente, tales como carreteras, puentes, túneles, aeropuertos, redes de distribución de energía, prisiones u hospitales. En esos acuerdos, la concedente controla o regula qué servicios debe prestar el operador utilizando los activos, a quién debe proporcionarlos y a qué precio, y también controla cualquier participación residual significativa en los activos al final del plazo del acuerdo”. [6]


En el modelo del activo financiero, el operador debe reconoce un activo financiero que representa su derecho a recibir flujos de efectivo futuros garantizados por el concedente. Este activo se mide a valor razonable. Posteriormente se mide al costo amortizado (utilizando la sección 11 de NIIF para Pymes) a lo largo de la duración del contrato.


“La contabilización de este contrato se debe llevar a cabo siguiendo las siguientes instrucciones:

El valor correspondiente a la columna costos del contrato se debe llevar a resultados cada año. Su contrapartida serán las cuentas por pagar a proveedores y acreedores asociados con esos costos.El valor correspondiente a ingresos de actividades ordinarias se reconoce en resultados y su contrapartida es una cuenta por cobrar a la entidad concedente.El valor correspondiente a ingresos financieros se lleva a resultados e incrementa la ganancia.El valor correspondiente a pagos provenientes del concedente se contabiliza como menor valor de la cuenta por cobrar al concedente.El activo construido no se reconoce como activo para el operador.”[7]


CONTRATO DE LEASING FINANCIERO


Se define también como operación constituida a través de un contrato de naturaleza mercantil en virtud del cual la compañía leasing entrega a los usuarios o arrendatarios a título de leasing la tenencia de un bien para que estos lo usen y lo disfruten pagando un canon mensual durante el período de duración del contrato, y a su terminación si así lo deciden, opten por adquirirlo previa la cancelación de la opción de adquisición pactada.

El artículo 127-1 Del Estatuto tributario establece al leasing financiero lo siguiente:


Tratamiento del leasing para el arrendador financiero:


· Al momento de celebración del contrato deberá reconocer un activo por arrendamiento financiero por el valor presente de los cánones de arrendamientos, la opción de compra y el valor residual de garantía en caso de ser aplicable.

· Deberá incluir en sus declaraciones de renta la totalidad de los ingresos generados por los contratos de arrendamiento. Para tal efecto, se entiende por ingresos, los ingresos financieros procedentes del activo por arrendamiento, así como los demás ingresos que se deriven del contrato.


Tratamiento del leasing para el arrendatario:


· Al inicio del contrato, el arrendatario deberá reconocer un activo y un pasivo por arrendamiento, que corresponde al valor presente de los cánones de arrendamientos, la opción de compra y el valor residual de garantía en caso de ser aplicable, calculado a la fecha de iniciación del contrato, y a la tasa pactada en el contrato. La suma registrada como pasivo por el arrendatario, debe coincidir con la registrada por el arrendador como activo por arrendamiento.

· Adicionalmente y de manera discriminada, se podrán adicionar los costos en los que se incurra para poner en marcha o utilización el activo siempre que los mismos no hayan sido financiados.

· El valor registrado en el activo por el arrendatario, salvo la parte que corresponda al impuesto a las ventas que vaya a ser descontado o deducido, tendrá la naturaleza de activo el cual podrá ser amortizado o depreciado en los términos previstos en este estatuto como si el bien arrendado fuera de su propiedad.

· El IVA pagado en la operación solo será descontable o deducible según el tipo de bien objeto del contrato por parte del arrendatario, según las reglas previstas en el estatuto tributario

· Cuando el arrendamiento financiero comprenda bienes inmuebles, la parte correspondiente a terrenos no será depreciable ni amortizable.

· Los cánones de arrendamiento causados a cargo del arrendatario deberán descomponerse en la parte que corresponda a abono a capital y la parte que corresponda a intereses o costo financiero. La parte correspondiente a abonos de capital se cargará directamente contra el pasivo registrado por el arrendatario, como un menor valor de este. La parte de cada canon correspondiente a intereses o costo financiero será un gasto deducible para el arrendatario sometido a las limitaciones para la deducción de intereses.

· Al momento de ejercer la opción de compra, el valor pactado para tal fin se cargará contra el pasivo del arrendatario, debiendo quedar este en ceros. Cualquier diferencia se ajustará como ingreso o gasto.

· En el evento en que el arrendatario no ejerza la opción de compra, se efectuarán los ajustes fiscales en el activo y en el pasivo, y cualquier diferencia que surja no tendrá efecto en el impuesto sobre la renta, siempre y cuando no haya generado un costo o gasto deducible, en tal caso se tratara como una recuperación de deducciones.

Después de realizar un análisis sobre el tratamiento contable de algunos contratos mercantiles considero que es importante tener conocimiento básico de estos, debido a que las compañías todos los días están realizando negociaciones que nos pueden impactar la contabilidad y por tal razón debemos tener muy claro cómo se debe realizar el registro contable y cuál es el tratamiento fiscal, de acuerdo con lo establecido en el Decreto 410 de 1971 “código de comercio colombiano”, ley 1314 de 2009, DUR 2420 de 2015 “decreto único reglamentario de las normas de contabilidad y de información financiera” DUR 1625 de 2016 “decreto único reglamentario en materia tributaria” y el estatuto tributario.



Departamento de Impuestos

Javier Delgado Dueñez

Director Tributario

PAL Asociados S.A.S.


[1]www.actualicese.com

[2]www.actualicese.com

[3]www.actualicese.com

[4]www.actualicese.com

[5]http://estcanudas.com.ar/noticias/interes/franquicias-como-se-registran-en-la-contabilidad/87

[6]Sección 34 de NIIF para Pymes

[7]www.actualicese.comC.P Juan David Maya Herrera.

[1]www.gerencie.com

[2]www.actualicese.com

461 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo