Pensiones y cesantías en épocas de “Tiempos violentos”




“Cuanto más tiempo nos detenemos en nuestros infortunios, mayor es su poder para hacernos daño”

Voltaire


Como algunos habrán notado, el título de este artículo coincide con una de las obras de Quentin Tarantino, puede que no le interese mucho el cine, pero bastará con saber que Quentin no es para nada cauteloso a la hora de derramar sangre en sus películas, la carnicería no sólo es evidente, sino que forma parte de su esencia, su sello personal está impregnado de sevicia.


Lo ocurrido a los mercados mundiales durante el mes de marzo bien pudo haber sido obra de la prodigiosa mente de Tarantino, pero nuevamente queda demostrado que la realidad puede ser más sorprendente que la ficción, la sangre fue representada por los números en rojo de todas las bolsas a nivel global, se respiraba el miedo en los pisos de negociación, los gobiernos, los bancos centrales, todos temblaron ante la ferocidad de una caída sin precedentes que nos remite a pensar en la gran depresión de 1929.


El origen del perverso virus que azota la humanidad aún no es claro; qué si fue un pangolín, un cerdo mal frito o un murciélago a medio pitar, eso ya no importa, que justo en medio de semejante hecatombe a los saudíes les dio por emprender una guerra petrolera con los rusos, eso ya no importa; lo que a muchos les importa es que hacer con las pensiones, qué hacer con las cesantías, ¿será que mejor me voy a colpensiones? ¿será que busco a mi primo arquitecto para que me ayude a retirar las cesantías?


Para aquellos que han visto con preocupación cómo sus ahorros en pensiones y cesantías se han disminuido es importante entender que luego de las crisis vienen periodos de bonanza, es el ciclo natural de los mercados y en verdad sería un muy mal momento para tomar alguna decisión dado que estarían asumiendo efectivamente la perdida y además privándose de las elevadas rentabilidades posteriores; otro punto relevante es que estar en el fondo privado o en Colpensiones es una decisión de análisis personal, es decir, cada caso es único y lo que es bueno para su vecino puede no convenirle a usted, por favor asesórese muy bien y no actúe en caliente, sólo porque por ahora su ahorro en el fondo privado se ha visto mermado.


Existe una probabilidad nada despreciable de que la situación actual desemboque en una recesión económica de proporciones globales y una característica ineluctable de las recesiones es el incremento en el número de desempleados; es precisamente por eso que las cesantías son una importante reserva que sólo debería ser utilizada en momentos de verdadera dificultad; lamentablemente en Colombia no existe una cultura de ahorro bajo la cual las personas guarden recursos para tiempos de vacas flacas, es por esto que mi recomendación es que deje las cesantías donde están, no haga proyectos mentales con dinero que bien puede necesitar más adelante.


Veo poco probable que marzo de 2020 sea el fin de este desbarajuste, es previsible que continúen los “tiempos violentos” por algunos meses, sin embargo, la vida es una rueda y es seguro que mejores tiempos están por venir, tiempos donde veremos el año 2020 como el año de la crisis, pero también como el año de las grandes oportunidades.


Eduardo Bolaños

Economista

224 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo