LOS FRAUDES EN LAS ORGANIZACIONES, ES UNA REALIDAD Y SU EMPRESA NO ESTA EXENTA

Los fraudes en las empresas del sector privado son una infortunada realidad que perjudica patrimonios y que cada día se hace más recurrente tanto en nuestro país como a nivel mundial y que su organización no está libre de pasarle; por este motivo hoy día tenemos una importante herramienta como lo es la Auditoria Forense encargada tanto de mitigar como de detectar fraudes al interior de su empresa, su principal finalidad se centra en investigar los principales elementos relacionados con fraudes.





Quien comete un fraude se le llama defraudador o perpetrador, en otras palabras, es un tramposo, fraudulento, estafador o delincuente, relacionado directamente con una violación o falta a la confianza, ya que esta persona miente o incumple con lo que se presumía de él, perjudicando los derechos o intereses de usted como empresario.

Ubicando esta problemática dentro de las empresas, se tiene por regla general los perpetradores son personas con poder para tomar decisiones y con oportunidad para cometer el fraude, como son el caso de ejecutivos, altos directivos, contadores, financieros, tesoreros, incluyendo dentro de estos otros cargos involucrados de menor rango que ayudan a cometer el delito en muchos casos e inclusive terceros externos a la empresa. Es de aclarar que si bien hay una oportunidad de cometer el fraude también existe un contexto ético, moral y cultural que varía según comportamientos sociales de crecimiento personal como profesional, recordemos que el último informe de corrupción de Transparencia Internacional nos ubica en el puesto 96 entre 180 países, y es precisamente este ambiente generalizado de corrupción lo que produce gran inquietud entre empresarios y organizaciones respecto al comportamiento de la sociedad.


Los fraudes en el ámbito empresarial suelen ocurrir por las deficiencias u omisiones en los sistemas de control interno, presentándose a menudo que las empresas no toman todas las medidas necesarias para prevenir los fraudes y desafortunadamente se aprende a posterior luego de sufrir el desfalco.

El fraude está en alza en los múltiples sectores económicos, tanto privado como público, siendo este el más afectado por las deficiencias de control interno y procesos irregulares de contratación; estamos sometidos a un constante cambio del perfil de los defraudadores y a múltiples formas de cometer el delito dado a que estamos entre otras circunstancias en una era tecnológica donde la ciberdelincuencia ha tenido un menú importante de métodos y procesos para realizar los delitos.

Existen tres elementos importantes que ilustran muy bien las razones de las ocurrencias de fraudes:

  • La Motivación, estímulos o presiones que tienen los individuos de cometer el delito.

  • La Oportunidad, es el entorno favorable que perciben los defraudadores para cometer la irregularidad.

  • La Racionalización, es la justificación que se busca dar por la ejecución del acto fraudulento.

Otro punto importante es la Colusión, (pacto con terceros) tal como se ha indicado puede ser entre miembros de la misma organización como también muchas veces en colaboración de terceros fuera de las empresas y de muy diversas maneras. Un caso importante que sirve para ilustrar esta situación fue el caso Enron, compañía norteamericana del sector energético con fuertes nexos políticos con el gobierno de su país, que constituyo un inmenso desfalco dado sobre la base de la divulgación de cifras y expectativas optimistas y no reales de la información reflejada en los estados financieros, gracias a la complicidad de la firma de auditores Arthur Anderson, desaparecida luego de este sonado escándalo.


Es por este motivo señor empresario que después de leer este corto pero sustancioso artículo sobre lo expuestos que estamos hoy día de ser víctimas de estos hechos que lamentaremos profundamente sino actuamos y aplicamos correctivos anticipados en el control de nuestros procesos internos y de esta manera prevenir por medio de una Auditoria especializada todos los campos de acción que los perpetradores están buscando para perjudicar el buen proceso y desarrollo normal de nuestras organizaciones.

EDGAR GOMEZ P.

Auditor Forense

Universidad Externado de Colombia.

99 vistas0 comentarios