LA INTERVENCIÓN MÁS ESPERADA

En los últimos días, han sido muchas las noticias que nos han mostrado que el planeta se encuentra interesado en no dejar caer la economía mundial ante el avance progresivo de la propagación del virus que hoy por hoy tiene a la humanidad bajo aislamiento.

El pasado 25 de Marzo el Banco de la República decidió reducir su tasa de intervención en 50 puntos básicos después de 23 meses de mantenerla inalterada. ¿Qué impacto tiene esto? ¿Es favorable? ¿Los ciudadanos verán el impacto en cuánto tiempo? A continuación, lo analizamos.

Para empezar es necesario visualizar cómo se movió el mundo o por lo menos las principales economías frente a política monetaria:

1. Estados Unidos: la FED bajó las tasas de interés, una decisión de emergencia diseñada para proteger a la economía más grande del mundo del impacto del coronavirus. Se trató del primer recorte de emergencia de las tasas de interés desde 2008. La disminución del rango meta de la tasa de fondos federales a 1,00%-1,25%. Adicionalmente, el 31 de marzo, ha puesto en marcha un programa de operaciones de recompra, también conocido como ‘repos’, con otros bancos centrales con el objetivo de facilitar la liquidez y el flujo de crédito hacia los hogares y las empresas por la crisis del coronavirus: mediante estas operaciones, que comenzarán el próximo 6 de abril por un periodo de seis meses, los bancos centrales extranjeros podrán acordar canjear de manera temporal los instrumentos de deuda soberana de Estados Unidos que tengan en su poder por dólares estadounidenses, que a su vez podrán poner a disposición de instituciones y empresas financieras en sus respectivas jurisdicciones.




2. Europa: el Banco Central Europeo, tomó medidas para reactivar la liquidez de la economía, pero mantuvo las tasas inalteradas, decisión que decepcionó a los mercados. Dentro de los estímulos percibidos tenemos: ofrecerá nuevos préstamos a los bancos, concederá instrumentos de liquidez ya pactados a tasas aún más favorables e incrementará temporalmente sus compras de activos para sostener a la actividad económica.

3. China: el banco central llevó a cabo el lunes 30 de marzo el mayor recorte de tasas desde el 2015 con el fin de inyectar liquidez a la economía y adicionalmente estructuró REPOS a 7 días dejándolos en su mínimo histórico a una tasa de 2.2%. Adicionalmente anunció inyección de 50.000 millones de yuanes ($US 7.401 millones).


… ¿Y en Colombia qué?

En línea con las decisiones de otros bancos centrales del mundo, con lo previsto por los analistas del mercado y dada la coyuntura de emergencia económica y social, la junta directiva del Banco de la República redujo su tasa de intervención del mercado en 50 puntos básicos hasta el 3,75 por ciento. La junta consideró que la reducción de la tasa de interés igualmente contribuirá a aliviar la carga financiera de los hogares y de las empresas durante la actual coyuntura.

Esta baja de la tasa del Banco de la República se traducirá en un menor costo del crédito para las personas y empresas, aunque este impacto no será inmediato, sino que tardará varios meses.

No obstante, una vez los efectos de esta decisión se trasladen al mercado, las personas y las empresas tendrán acceso a crédito bancario en condiciones de costo mucho mejores que las actuales para seguir desarrollando sus actividades productivas. Hasta el pasado 20 de marzo las tasas promedio que cobraban los bancos por un crédito de consumo estaba en 15,83 por ciento efectiva anual; en tarjetas de crédito, 25,36 por ciento; en microcrédito, 37,39 y para créditos ordinarios 9,46 por ciento, según datos de la Superintendencia financiera.

Y como por el frenazo de la actividad productiva muchas empresas y personas necesitarán recursos monetarios significativos, en la última junta el regulador también autorizó el acceso a los fondos de cesantías, a través de sus administradores, a las subastas de compras de títulos privados y a las subastas de repos (compra de títulos con el compromiso de recompra) con títulos públicos y privados.

Igualmente, y en vista del comportamiento volátil del dólar, la junta también dio luz verde a la convocatoria a una nueva subasta de venta de dólares a futuro por 1.000 millones de dólares, que es un mecanismo de cobertura, y de swaps (acuerdos de intercambio) por 400 millones de dólares.

Esta subasta se llevará a cabo el próximo 30 de marzo, y a través de estos swaps el Banco de la República vende dólares de contado y los compra a futuro (en 60 días).

Con la medida se brinda liquidez transitoria en dólares a un grupo amplio de entidades financieras, buscando aliviar posibles restricciones de financiamiento externo y las presiones en el mercado cambiario.

La nueva subasta de operaciones de cumplimiento financiero, por 1.000 millones, será a 30 días y se hará el 30 de marzo. Así, el saldo de swaps llegaría hasta 800 millones de dólares y el de forwards de cumplimiento financiero llegaría hasta 2.000 millones de dólares.


MARIA MERCHÁN MORALES

Directora Finance Department

Profesional en finanzas y comercio exterior – Universidad Sergio Arboleda

Administradora de Empresas – Universidad Sergio Arboleda

Especialista en Gerencia Financiera – Universidad Javeriana

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo