EL ORO DEL BANCO

La difusión de la noticia relacionada con la venta de las reservas de oro del país custodiadas por el Banco de la República de Colombia, movilizaron de manera fuerte la opinión pública y el entorno mediático del país. A continuación, se dará una breve exposición de la responsabilidad del Banco de la República como custodio del oro nacional, y la naturaleza e implicaciones de la operación realizada.


La responsabilidad del Banco

De acuerdo con las funciones descritas de manera legal para el Banco de la República, este está encargado de realizar la administración de las reservas internacionales a partir de 3 criterios a saber: liquidez, seguridad, y entorno.



Estas funciones están enmarcadas en una política para la administración de las reservas la cual cuenta con unas reglas bien definidas y realiza ajustes periódicos sobre el portafolio, de reservas. Esta combinación de factores ha permitido a la Nación obtener retornos valiosos de sus reservas especialmente en un contexto internacional de reducciones de tasas de interés. Las condiciones internacionales son cambiantes y por tal razón las medidas, como la ejecutada por el Banco, no deben considerarse una práctica permanente.



La operación realizada

Antes de describir la operación de manera más o menos detallada, vale la pena mencionar que el Banco no asume ni realiza operaciones especulativas en torno a los precios de los activos, sino que construye un portafolio diversificado que cumpla con los criterios de manejo explicados en el apartado anterior.

El país, en total vendió el oro de sus activos en reservas internacionales por valor de 1.8 billones durante el mes de junio. En operaciones sobre el mostrador (over the counter) con precios promedio de venta de US$ 1.727/onza.

A través de esta operación el banco reduce su porcentaje de reservas en oro de manera considerable frente a los países de la región, pero el cambio no es tan significativo ante los porcentajes de reservas en oro de otros países del mundo como se refleja en la siguiente tabla.


Efectos e implicaciones

Cuando los mercados enfrentan entornos donde las tasas de interés que se obtienen sobre las reservas internacionales muy bajas, el portafolio a cargo de la institución tiene menos capacidad de absorber los movimientos negativos en los precios de activos más volátiles, cuando suceden cosas como las descritas en el escenario citado resulta favorable vender activos cuyo precio es muy volátil, como lo es el oro, por ejemplo, el precio del oro era de US$ 1.517/onza a inicios de 2020, luego, el máximo fue el 6 de agosto en US$ 2.063/onza y desde ahí ha descendido hasta US$ 1.939/onza lo que muestra su volatilidad.

De acuerdo con el Banco de la República, la participación del oro en las reservas internacionales es muy pequeña y con las ventas efectuadas entre mayo 27 y junio 26 de 2020 se redujo aún más, el cambio de la participación del oro en el portafolio es descrito así: pasó del 1,40% del total a 0,45%.

Parte de las críticas que recibió el Banco de la República se relacionaron con precios de venta inferiores a los máximos, sin embargo, como se expresó anteriormente las operaciones del Banco no son especulativas, por lo cual, era imposible realizar una predicción respecto al precio del oro en los meses próximos.

En resumen, se puede decir que la operación realizada por el Banco de la República fue de pequeñas implicaciones para los activos de la Nación primero, porque a pesar de que el valor monetario de la operación es muy alto, la venta solo comprometería hasta el 1.40% del total de las reservas, y segundo, porque es una operación de balanceo de portafolio normal y el banco vendió a precios máximos de su momento.

Lo sucedido se convirtió en una buena oportunidad de discusión y capitalización de intereses políticos más allá de sus implicaciones reales para la economía.


JUAN DAVID PALACIOS MACHADO   

Analista Financiero

Economista - Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca

72 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo