CESANTIAS EN LOS TIEMPOS DE CONTINGENCIA

La sociedad colombiana se está enfrentando a un momento difícil en materia laboral, el empresario de hoy busca disminuir el impacto del COVID-19 en sus compañías tomando decisiones para disminuir el gasto en sus informes y evitar desvanecerse en el mercado. Empieza a aumentar el número de indemnizaciones, de cancelaciones de contratos en periodos de prueba y el porcentaje de desempleo aumenta como en la crisis financiera de 1.999.


Una de las opciones prontas de los empresarios es la LICENCIA NO REMUNERADA, como bien lo sabemos esta licencia suspende el contrato de trabajo, así que los efectos legales y laborales serán como los de un contrato suspendido, este disminuye gastos a la empresa, pero si el acuerdo no es bilateral el empleado se verá en crisis ya que se anula la obligación del salario y es este el que cubre el mínimo vital de un gran porcentaje de empleados del país.


Es por este motivo y por primera vez, de manera extraordinaria el Estado por medio de Asofondos publica un caso más en los que se puede hacer retiro parcial de Cesantías adicional de los que ya conocemos como lo son el pago de estudio o la compra y arreglos de vivienda.


Con esta medida cabe recordar la importancia que se tiene en el ahorro ya que aquellos que han blindado su dinero pensando en un largo plazo lo podrán usar en una contingencia como la actual en caso de quedar cesantes o de que esté en la gran lista de personas con licencias no remuneradas.



Para el 2020 el recaudo de cesantías alcanzó un nivel de $8,92 billones, un 10,6% más que lo consignado en 2019. El 75,8% del recaudo se realizó a través de los fondos de cesantías y el 24,2% a través del Fondo Nacional de Ahorro. Según cifras de la Superintendencia Financiera, los afiliados a los fondos de cesantías se encuentran ubicados principalmente en Bogotá (36.1%), Antioquia (16%) y Valle del Cauca (9,5%). Zonas con el mayor número de contagiados, de más desempleo y de más empresas en operación que se ven afectadas.

La principal razón de la no consignación a los fondos ha sido la terminación de contratos, por lo que la actual coyuntura es un reflejo más que el desempleo va a incrementarse y posiblemente este rubro de cesantías se vea fuertemente golpeado para el 2021.


Un punto a favor para el Estado en apoyo a los muchos empleados en condición vulnerable por el trágico presente, pero un gran punto negativo si los empresarios lo toman como escudo aun superando la crisis que esta dejando el COVID-19.

ANDRES LAGUNA

Coordinación de nomina

Fuente: Diario la república

59 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo