Bonos, tasas y conceptos

La calificación crediticia, rating, o calificación de crédito emite un concepto sobre la capacidad de un país para realizar el pago de sus deudas. Este concepto en inglés se denomina creditworthiness y su traducción aproximada señala la capacidad de ser digno de crédito o de confianza en aspectos financieros. En este texto, se hará referencia a los créditos o deudas relacionadas con los bonos del gobierno.


¿Qué relación existe entre los Bonos, las tasas y los conceptos financieros sobre ellos? Primero vale la pena definir qué es un bono, qué significa y representa para un país y un mercado y posteriormente lo que significa la emisión de un concepto sobre ellos.


Un bono es un mecanismo de financiación a través del cual una institución privada o pública como el Estado obtiene fondos directamente de los mercados financieros, y básicamente establecen el compromiso de que el emisor (Estado) se compromete a devolver un capital prestado más unos intereses que se han fijado en el momento de la emisión del bono. Estos son la principal fuente de financiación para los gobiernos ya que permiten materializar la deuda, es decir representar el déficit acumulado por las arcas estatales a través de un instrumento concreto a su vez que concede a los prestamistas la obtención de un activo financiero. El bono es un fragmento de un préstamo dividido en partes iguales.


Como todo instrumento asociado a operaciones de tipo financiero, los bonos tienen unos riesgos que son evaluados a través de las calificaciones crediticias emitidas por agencias especializadas sobre la capacidad o la confianza que tiene el país emisor en lo que respecta a hacer frente a sus deudas. Las calificaciones pueden ser entendidas así: Bonos con grado de inversión, que indican bajo riesgo de no pago y generalmente bajas tasas de interés, y bonos sin grado de inversión que indican mayores rendimientos (tasas de interés), pero baja calidad crediticia y representan una mayor probabilidad de impago.


Una revisión a los bonos que mayoritariamente se utilizan para comparar entre los países (10 años) revela que en países como Brasil y Colombia la tendencia de las tasas había sido descendiente hasta finales del año 2020 es decir que estos países registraban cada vez una mayor confianza en sus economías, sin embargo, para ambos países el 2021 ha representado un cambio en la tendencia, probablemente derivados de los impactos que cada economía ha tenido en sus finanzas públicas por cuenta del Coronavirus, y también de sus más recientes calificaciones de crédito recibidas.


Brasil actualmente cuenta con calificación BB- según el S&P y Colombia cuenta con Calificación BB+ según la misma institución, dichos ratings significan que ambos países se encuentran considerados como especulativos por parte de la calificadora.



Para el caso de Brasil, las tasas de los últimos años se han encontrado entre el 5% y el 15%, la mayor parte de los títulos de deuda tienen vencimientos a 5 y a 10 años. En junio de 2020, y por primera vez desde el 2019 Brasil regresó al mercado internacional de bonos ofreciendo bonos en dólares para impulsar la liquidez en la curva del dólar y proporcionar un punto de referencia para las empresas locales, esta emisión resultó cercana a 3.500 millones de dólares en medio de pandemia lo cual refleja cierto interés de los mercados internacionales por la economía brasilera.


En el caso colombiano, las tasas se han encontrado en el rango de 4% y 9%, recientemente con tasas al alza como reacción a la reducción de la calificación crediticia del país. Para algunos analistas, desde antes que se revisara la calificación de la deuda colombiana y se perdiera el grado de inversión, los bonos de país ya se estaban negociando como si fueran bonos basura esto guardaba relación con la incertidumbre asociada a los resultados de la reforma tributaria.



La baja de calificación es un aspecto importante, sin embargo, no debe verse como una tragedia de grandes proporciones pese a que las demás calificadoras probablemente sigan el ejemplo de S&P y que como se mencionó inicialmente, la colocación de los bonos colombianos se haga más costosa, el país tiene hasta el momento abiertos todos los canales de crédito en instituciones como el Banco Mundial, el BID, la CAF, el FMI etcétera debido a que ha tenido un buen comportamiento histórico de pago de sus deudas.


Con todo, pese a lo enunciado anteriormente vale la pena considerar ¿Cuáles son los impactos y consecuencias de corto y mediano plazo que genera la revisión de la calificación?


· El país está forzado a diseñar una nueva reforma tributaria que permita identificar con claridad la forma en que se realizará la financiación de los proyectos gubernamentales, de dónde saldrán los recursos para el presupuesto general de la nación, el pago de la deuda y demás.

· El país podría enfrentar una reducción en la llegada de inversores internacionales y una salida de los que ya hacen presencia en el mercado nacional, esto se debe a que existen entidades que tienen por política solo realizar operaciones en países con grado de inversión activo. (Esto afectaría la tasa de cambio en el país)

· Como consecuencia del punto anterior, se puede conducir a que algunos de los tenedores actuales de bonos realicen una venta apresurada de sus títulos, lo que, a su vez, influenciaría la percepción del mercado frente a la deuda y afectará las calificaciones crediticias que el país recibirá de las demás calificadoras.

· Las tasas de interés del mercado local podrían ser revisadas al alza, lo que implica que los costos de los créditos y productos financieros de los que participan las personas y las empresas nacionales se pueden incrementar.

· El endeudamiento más costoso puede ralentizar el proceso de recuperación económica en el país especialmente en el escenario de postpandemia. Por ejemplo, Bancoldex en consecuencia de la baja de la calificación decidió aplazar una emisión de bonos destinada a financiar la recuperación empresarial.


En virtud de todo lo anterior, el país debe considerar la eliminación o suspensión de algunas consejerías, agencias o incluso ministerios con el objetivo de entrar en un escenario de austeridad y ahorro. También debería plantearse la venta de activos del estado.


La última vez que el país perdió su grado de inversión en el año 1999 tardó 12 años en recuperar la calificación, sin embargo, las condiciones de la economía y política nacional son muy distintas de las de aquel tiempo, sin embargo, no es descabellado considerar que los resultados de las jornadas electorales a celebrarse dentro de 1 año al igual que las propuestas e ideas de los gobernantes elegidos pueden generar revisiones y acelerar o retrasar los conceptos que el país recibirá respecto a su calificación crediticia.



JUAN DAVID PALACIOS MACHADO

Analista Financiero

Economista - Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca



Referencias

Bloomberg. (2021). Colombia está en riesgo de venta forzada de bonos si hay más rebajas en la calificación. Obtenido de https://www.larepublica.co/economia/colombia-esta-en-riesgo-de-venta-forzada-de-bonos-si-hay-mas-rebajas-en-la-calificacion-3174409

La Vanguardia. (2020). Brasil colocó bonos por 3.500 millones de dólares en medio de la pandemia. Obtenido de La Vanguardia: https://www.lavanguardia.com/vida/20200604/481594087668/brasil-coloco-bonos-por-3500-millones-de-dolares-en-medio-de-la-pandemia.html

Semana. (2021). Bonos de deuda de Colombia se negocian como “basura” en los mercados internacionales. Obtenido de Semana: https://www.semana.com/economia/inversionistas/articulo/bonos-de-deuda-de-colombia-se-negocian-como-basura-en-los-mercados-internacionales/202114/


30 vistas0 comentarios